Un blog sobre la New Age (Nueva Era) y los esoterismos varios que hoy, como una epidemia que afecta al raciocinio y a la lógica, se expanden... Bienvenidos sean usted y Guillermo de Occam.

lunes, 7 de mayo de 2007

Hipnosis Regresiva


Una de las cosas que más sorprende de los esotéricos y los new-egeros es su capacidad para creer cuanta cosa extraña y exótica pase por delante de sus córneas.

La terapia de hipnosis regresiva de B. Weiss pretende que las patologías tienen su origen en lo hecho o padecido en vidas anteriores. A través de la hipnosis el paciente regresa, dice, a sus vidas anteriores, verbaliza qué le ocurrió y ¡voilá! ya tenemos el elemento curativo a mano. Esto sería hipermegachuli si no hubiera un par de problemillas...

Primero, los supuestos:

- tenemos varias vidas ya vividas (es necesario aceptar como premisa terapéutica la inverificable reencarnación)

- esas vidas son protagonizadas por un mismo “yo” que se conserva una tras otra (es necesario un inverificable principio espiritual permanente separable del cuerpo)

- esas vidas son recordadas (es necesario que ese principio espiritual inverificable pueda conservar recuerdos)

- los recuerdos de esas vidas pasadas no son conscientes (es necesario que ese principio espiritual sea distinto del que permite el pensamiento consciente)

- muchas patologías tiene su origen en traumas acaecidos en alguna de esas vidas (es necesario aceptar el principio inverificable que afirma que los traumas se conservan en ese “yo” permanente e inconsciente, aunque se manifiesten en la actividad consciente del individuo)

- la hipnosis permite hacer conscientes esos recuerdos inconscientes (es necesario aceptar que ese principio espiritual viajero del tiempo es asequible)

En cualquier terapia que se precie de serlo, los supuestos de partida han de ser tan verosímiles, verificables o evidentes como los resultados. Si no es así, empezamos con problemas. ¿Cómo verificamos que estos supuestos son válidos? No se puede. O usted los cree o nada.

Brian L. Weiss es uno de los más renombrados partidarios de la regresión hipnótica para sanar traumas acaecidos en las vidas anteriores de sus pacientes. Médico y psiquiatra, demuestra con sus tesis que estar titulado no es necesariamente sinónimo de honradez científica. Su obra más célebre es Muchas vidas, muchos maestros, en la que renuncia a lo que aprendió en la universidad y se forra a base de pontificar sobre memeces como escritor de libritos de autoayuda y como hipnoterapeuta en activo. En su novela Lazos de amor mantiene como cierto que las amas gemelas, que por supuesto existen, suelen buscarse y encontrarse vida tras vida... ¡Con la de sitios diferentes y la de gente que hay!

Su terapia de regresión a vidas pasadas se basa en el mismo concepto eje de la terapia psicoanalítica: al verbalizar y entender el origen traumático de los síntomas, éstos pueden curarse. Claro que hay una pequeñísima diferencia respecto del ya cuestionable psicoanálisis: en el caso de Weiss el trauma puede proceder de algunos cientos o miles de años atrás...

Un segundo problemilla es el de los falsos recuerdos.

Nuestro cerebro no es simplemente un almacén de recuerdos. Nuestras vivencias y experiencias quedan impresas en la memoria a través de complicadas conexiones neuronales que no son fijas (cambian y se reorientan), por lo que no es infrecuente que a veces olvidemos, reinterpretemos, confundamos e incluso inventemos recuerdos. La memoria es, pues, una actividad plástica y moldeable. Puede consultarse este sencillo pero ilustrativo artículo:

http://revista.libertaddigital.com/articulo.php/1275753440

¿Puede la hipnosis generar falsos recuerdos? ¿Alguien bajo hipnosis dice necesariamente la verdad?

Recientemente, las investigaciones de Elisabeth F. Loftus (http://www.geocities.com/torosaurio/escept/fms.html) han sido determinantes para que los testimonios obtenidos de personas bajo hipnosis hayan sido más que seriamente cuestionados. Cuenta esta investigadora cómo en 1986, Nadean Cool, sometida a terapia de hipnosis regresiva, llegó a generar recuerdos de abusos sexuales que jamás existieron y cómo llegó a pensar que tenía 120 personalidades distintas (el hipnoterapeuta fue condenado en 1997 a indemnizar a esta mujer). En el artículo que cito nos cuenta cómo se investiga en serio: 200 experimentos que involucran a más de 20.000 personas.

En algunos experimentos se llegó a hacer creer a algunas personas que habían visto a Bugs Bunny en Disneylandia... ¡Es un personaje de la Warner!

http://abcnews.go.com/Technology/Story?id=98195&page=1
Es más que interesante comprobar cómo los defensores del valor terapéutico de la hipnosis reniegan del valor de la hipnosis regresiva:
http://www.hipnosisclinica.biz/hipnosis_regresiva.html
Como ocurre siempre, los new-egeros y los esotéricos no responden a los datos sino que apelan a que la regresión hipnótica es fiable simplemente porque creen que es fiable. Comprenderán que una cosa no es verdad simplemente porque alguien crea que es verdad. Hace falta algo más.
Si grupos de diferentes disciplinas y de distintas posiciones teóricas, después de dedicar tiempo a la investigación y de comprobar de hecho cómo se conducen los acontecimientos, concluyen que la hipnosis regresiva provoca falsos recuerdos, rechazar lo que dicen en virtud de que se trata de algo desconocido (pero conocido por los new-egeros), cuyo acceso se realiza por métodos desconocidos (pero conocidos por new-egeros) y cuyas conclusiones nos conducen a lo desconocido (pero conocido por new-egeros), esto debería llevarnos a pensar que de quien habría que desconfiar es de quien dice conocer lo desconocido y de los que afirman que hay que rechazar lo que se sabe por las vías eficaces conocidas.

De este modo nos surge un tercer problemilla: el de la memoria extracerebral.

El ser humano nace aún inmaduro, es como un embrión fuera del huevo; necesita más tiempo para terminar de madurar que el que transcurre en el embarazo. Su cerebro no está plenamente desarrollado y no lo estará hasta años después. La corteza cerebral (córtex y neocórtex), la parte más exterior del cerebro, es el centro de interpretación de la información sensorial, la conciencia, la memoria, el aprendizaje y los movimientos planificados, y va formando durante su desarrollo, en los primeros años de vida, las conexiones sinápticas necesarias para la maduración del sujeto. Esto es, el cerebro no está maduro cuando el ser humano nace y no puede almacenar recuerdos hasta que está lo suficientemente maduro.

La personalidad, el carácter, la inteligencia, las emociones, las habilidades motrices y cognitivas, aún no están terminadas cuando el niño nace: su yo está por perfilarse en una asombrosa interacción entre su fisiología y su entorno humano, biológico, cultural y social. Dicho de otro modo: usted es el resultado de cómo esto ha sido hecho, de manera que usted no era usted en otras vidas por el simple hecho de que este proceso es siempre único e irrepetible, por lo que usted no puede recordarse siendo otro usted porque usted es un ser único y porque su memoria no empezó a formarse hasta que su cerebro realizó las oportunas conexiones neuronales.

De este modo, o se justifica cómo es posible recordar algo sin las conexiones sinápticas pertinentes o podremos sospechar con solvencia que todo esto es una patraña para sacar unos miles de euros.

Claro que los neurólogos y los psiquiatras que no venden libritos de autoayuda mantienen la impostura de sostener que la memoria tiene una base cerebral ineludible y no conocen que el “yo” usa el cuerpo como un traje de buzo para cada vida.

Cuarto problemilla: la idea de la terapia regresiva se encuadra además dentro del “todo es hiperfacilísimo” propio de los new-egeros.

La carrera de Psicología en España se establece en cinco cursos (cinco años), sin embargo usted puede convertirse en Terapeuta Regresivo en un curso de 35 horas ofrecido por el centro Cenodyn (http://www.cenodyn.com/terapiaregresiva.htm) por el nada módico precio de 450 eurazos del alma. De sí mismos dicen que el AETRA (Asociación Española de Terapias Regresivas Aplicadas) es el único centro autorizado internacionalmente para enseñar este método... Autorizado ¿por quién? No deben saber que ofrecen igual "titulación" el IETR (Instituto Español de Terapia Regresiva), la Thuba Corporation, UAMA (Universidad Abierta de Medicinas Alternativas), el Centro Hacia el Despertar, el Centro de Estudios Superiores de Terapia Regresiva (según el método de B. Weiss), etc., etc., etc., aunque quizás no sean los únicos autorizados a nivel internacional...

Según AETRA (o Cenodyn), el curso para alcanzar el Nivel 1 (para el que no hacen falta estudios superiores previos) cuenta con 46 temas diferentes, entre los que se cuentan la Historia y evolución de los estados expandidos de conciencia, la rueda de la salud emocional, la Hipnosis profunda, prácticas de relajación por parejas (teoría y debate), prácticas (y debate), puesta en común de experiencias, cómo confeccionar un historial terapéutico, etc. Veamos: 46 temas en 35 horas nos sale a 45 minutos por tema... ¡Unos monstruos de la enseñanza son éstos!
Acabadas las 35 horas y después de resolver dudas con la participación en el foro de internet de esta academia, puede usted ejercer de hipnoterapeuta titulado Maestro Jedy cinturón fucsia etérico sutil.

El Curso de Nivel II (para iniciados; siguen sin ser necesarios estudios superiores) dura 32 horas, incluye 31 temas (con sus debates) y cuesta otros 450 eurazos (¿Hacienda sabrá esto?).

Finalmente, para obtener el título acreditativo, además de soltar 900 euros del ala que cuestan los dos niveles, se “exige” superar con éxito un examen que se podrá realizar en casa y enviar posteriormente por correo electrónico a la Asociación (bonito examen), seguramente dificilísmo..., y comentar un libro que la Asociación determine (el comentario ha de tener una extensión entre 15 y 25 páginas). ¡Menudas exigencias! ¡Hay que ser un superdotado para alcanzar el Nivel II Maestro Jedi cinturón Arco Iris de la segunda casa de Piscis cuarto Dan!

De esta manera, si usted no se hace hipnoterapeuta regresivo es, o porque no dispone de 900 euros (pídalo a sus amigos y parientes como una inversión médica) o porque no es capaz de comentar un libro en 16 páginas.

Cabe una tercera razón: es usted honrado. Mal camino es éste para forrarse con la hipnoterapia regresiva, amig@.