Un blog sobre la New Age (Nueva Era) y los esoterismos varios que hoy, como una epidemia que afecta al raciocinio y a la lógica, se expanden... Bienvenidos sean usted y Guillermo de Occam.

domingo, 9 de diciembre de 2007

Manual de kanpo para himbeztigadores

Hay investigadores en muchos campos de la actividad humana. Científicos, humanistas, filósofos, periodistas, muchas personas se afanan en resolver cuestiones ignoradas o problemáticas. Otros se dedican a himbeztigar, esto es, a presentarse como investigadores cuando, en realidad, no investigan nada.

Si usted desea investigar a fondo un asunto, lo primero es formarse, dedicar mucho tiempo, esfuerzo y neuronas al tema que desee investigar. Esto le servirá sólo para introducirse en el asunto, luego tendrá que dedicar más tiempo, esfuerzo y neuronas a investigar. Esto le servirá, quizás, para ser un experto. Pero si desea realmente ser un buen investigador, deberá dedicar aún más tiempo, esfuerzo y neuronas para poder elaborar alguna tesis que pueda resolver una cuestión y solucionar, desentrañar o desvelar algún tema interesante o problemático. Ejemplos no faltan a lo largo de la historia.

Ahora bien, si lo que desea es ser un buen himbeztigador, la formación es innecesaria. Desde ya puede usted ponerse a elaborar hipótesis, cuanto más absurdas mejor, sobre cualquier cosa,. No necesita conocer acerca de nada ni estudiar nada. Un testimonio demostrativo: Georgeos Díaz Montexano, el atlantólogo por antonomasia, dice haber realizado estudios de Historia, Arqueología, Antropología y Paleopatología en la S.E.C. La S.E.C., por si no lo saben, es la Sociedad de Espeleología de Cuba, que, como ven, forma a sus asociados en todo tipo de materias. No imaginan lo importante que es la Paleopatología para los atlantólogos... Este himbeztigador, además de absolutas memeces acerca del texto platónico, sostiene que los que niegan la existencia del mito que Platón pone en boca de Critias, como hizo con otros muchos de sus personajes literarios, lo que desean es desacreditar a Platón. La ignorancia, que es muy atrevida...







Si usted desea ser serio, citará sus fuentes y explicará su protocolo de trabajo para que cualquiera pueda acceder a ellas o repetir sus mismos pasos; así se comprueba que usted no se ha inventado nada y se puede acudir a los autores en los que se basó.

Sin embargo, si lo que quiere es himbeztigar, puede inventarse fuentes y protocolos según se le ocurra. Para corroborar esto, otro testimonio: J.J. Benítez, himbeztigador donde los haya, usa el pseudónimo “Mirlo rojo” para proteger la identidad de una fuente secreta que desveló secretos de los archivos más secretos de las actividades secretas de una NASA muy celosa de sus secretos. Si bien el sujeto-fuente de este himbeztigador está ya criando malvas (siempre según él mismo dice) a nuestro himbeztigador no le es posible revelar su verdadero nombre...



Si lo que usted desea es realizar una investigación de campo, usted planificará, proyectará, preverá y se trasladará al lugar con el equipo técnico y humano necesario, nunca antes de que todo esté previamente preparado y de que tenga claro qué, cómo y para qué.

Ahora bien, si lo que usted desea es realizar una himbeztigasión de kanpo, basta con que se lleve a alguien para que le grabe en vídeo o le eche fotos con poses reflexivas, camisa de explorador, una lupa o algún aparatejo para dar la impresión de esforzado himbeztigador.

Valgan estos testimonios en forma de imágenes:



Pueden observar a J.J. Benítez con su camisa de explorador experto.



Es Javier Sierra. La lupa le da ese toque de himbeztigador al que nada se le escapa.



Sí, es Íker Jiménez con mirada penetrante y tratando de medir no se sabe qué con no se sabe qué, pero es un cementerio y es de noche, oye. Pedazo de himbeztigador, ¿eh?



El sr. Amorós es uno de mis favoritos. Lo vemos aquí en labores de ardua himbeztigasión, con la sola la luz de unas velas y de un candil, que es como se himbeztiga más mihteriozamente.


Imaginen todo este enorme esfuerzo imtelestual y teknolójiko para himbeztigar cuestiones “sin respuesta” que después de himbeztigar siguen, por supuesto, “sin respuesta”, aunque todo el travaho sirva para hacerse con material para vender un ehtupemdo reportaje, un masnífiko artículo o un interezamte libro sobre misterios misteriosamente misteriosos... a pesar de que las ipótezih resulten absurdas, inverificables e infalsables y sin aportar un solo dato o una sola prueba absolutamente de nada. Unos campeones de la desvergüenza.


Si quiere investigar en algún área concreta de cualquier rama del saber, dedicará mucho tiempo al tema en cuestión; al menos hasta que se haya resuelto la cosa para bien o para mal. Esto le ocupará tiempo, por lo que es más que probable que no abarque a la vez y en profundidad otros asuntos. Procurará además ceñirse al campo de su especialidad tratando de no hacer el ridículo hablando de lo que desconoce.

Si es usted himbeztigador puede hablar de lo que sea y cuanto desee, da igual si es de Historia, de Antropología, de Arte, de Física, de Medicina, del más allá o del más acá. Y como la cosa va de testimonios, acudamos al indefinible Bruno Cardeñosa. Este ávido himbeztigador es capaz pontificar sobre casi cualquier cosa, lo mismo da el 11-S, los gobiernos en la sombra, el 11-M, ecologismo, ovnis, astronomía, política, paleoantropología, la mente, misterios de la Historia, conspiraciones a cientos y cualquier cosa que se le cruce por delante de los ojos y le parezca potencialmente rentable... Siempre, eso sí, descubriendo cómo los que investigan en serio están encorsetados a no se sabe qué verdad “oficial” que él siempre “demuestra” falsa... Bruno Cardeñosa afirma, por ejemplo, la existencia, hoy, de Neanthertales vivos... O que a nuestros antepasados los visitaron seres de otros planetas, como “demuestran” las pinturas rupestres de Tassili... He aquí el tipo, por supuesto, con su camisita de ezplorador:



Cuando usted se ponga a investigar querrá en su equipo, si lo necesita, a gente seria y solvente. Si la investigación lo requiere procurará usted hacerse de un grupo de trabajo interdisciplinar tratando siempre de que cada cual sea alguien formado y experto en el área por el que se le necesita y por el que se han contratado sus servicios. Los arqueólogos, por ejemplo, echan mano de ingenieros, filólogos, historiadores, paleógrafos, etc.

Pero si usted se pone a himbeztigar en ekipo, se rodeará de otros avezados himbeztigadores sin que sea necesario que sepan un pimiento de nada, pues lo que interesa es señalar qué misteriosos son los misterios aturdiendo a sus lectores o a su audiencia con enigmas enigmáticos y con autorreferencias laudatorias acerca de qué buenos himbeztigadores son todos. Da igual si los componentes del equipo son absolutos incompetentes o auténticos charlatanes. Un testimonio estremecedor: Íker Jiménez, himbeztigador con kátedra, recoge el testigo de J.J. Benítez y babosea sobre unas supuestas ruinas en la Luna... rodeado de himbeztigadores acólitos pontificando sobre bobadas pero, eso sí, con pose pseudoescéptica, aunque diciendo absolutos disparates y citando a otros himbeztigadores como si fueran una fuente fiable de datos. Como siempre, no falta el argumento bobochorra de que la falta de pruebas es prueba de que algo hay. Del mismo modo, inventar pruebas o tomar como prueba lo que no prueba es práctica común entre himbeztigadores. Pongamos musiquita de misterio y tendremos un espectáculo acojonante y descojonante. Especial atención merece Santiago Camacho (el primero que habla en el siguiente vídeo), todo un himbeztigados acezor de Íker...




Si usted es un investigador serio no tendrá inconveniente en someter a la crítica de la comunidad científica, académica o periodística sus resultados, es más, lo considerará un paso necesario y conveniente. Del examen crítico de sus colegas puede surgir una deseable línea de debate que permita investigar más y mejor o depurar errores. En todo caso, usted se juega su prestigio y su profesión ante personas igualmente expertas en la materia. Si a usted se le ha ocurrido mentir o decir alguna tontería, puede dar por terminada su carrera y por finiquitado su prestigio.

No obstante, si en realidad es usted himbeztigador, le importa un rábano si lo que dice es o no verdad, si está fundamentado o es una absoluta invención, pues su éxito se medirá en términos de audiencia o de libros vendidos. Es más, si a usted le pillan en una mentira o en un error de dimensiones colosales, no pasa absolutamente nada, puede dedicarse al siguiente tema con la misma profesionalidad. Lo que en realidad importa no es el respeto a la verdad o a sus lectores, sino el volumen de su cuenta corriente. Y si es necesario mentir, se miente. Así es como da igual de qué tema se trate y qué se diga. Testimonio. Enrique de Vicente, que lo último que supo de ciencia es que se escribe "n" antes de "c", afirmó lo siguiente en una editorial de Año cero en el 2005: cuando se trata de reconocer que los animales tienen sentimientos, "los científicos suelen negarlo". Se ve que no ha leído a F. de Waal, a H. Fisher o al mismísimo Darwin. Y si los ha leído, los ignora. Helo aquí.




Por último, si la investigación va bien, usted tratará de elaborar hipótesis razonables, intentará corroborarlas en la experiencia o fundamentar sus conclusiones con datos que la hagan plausible, tratando de que se presenten con claridad las correlaciones y los posibles nexos entre causas y efectos.

Pero si es usted himbeztigador, podrá vomitar cualquier cosa con sujeto verbo y predicado, se trate de lo que se trate y por más disparatado que parezca, pues no se busca averiguar la verdad sino asombrar con los lados más enigmáticos de los misterios misteriosamente misteriosos, cuanto más misteriosos mejor, o con las afirmaciones más superchulis y megamolonas. Acudamos a un testimonio impactante: Masaru Emoto, himbeztigador cum laude, sostiene que el agua es capaz de percibir las vibraciones mentales de la música y del lenguaje, de manera que si usted pone musiquita de Mozart ante una botella de agua, ésta se vuelve alegrona y rumbosa y le vendrá a su cuerpo divinamente (no se le ocurra ponerle el Dies Irae del Réquiem, por si las moscas), pero si usa Heavy Metal el agua se cabrea y se negativiza (ya puede usted ponerle la balada más tranquilita; al agua no le gusta el Heavy). Del mismo modo, si a una botella le pega etiquetas con palabras dulces el agua se pone tierna y amorosa. Pero si le pone palabras feas, el agua, que reconoce además todos los idiomas porque sabe Dios cómo va y detecta las vibraciones mentales que usted “emitía” cuando las escribió, pues se chuchurre y se mustia. ¿Cómo? Pues en virtud del “hadrón”, un elemento subatómico estudiado por la física cuántica y "utilizado" por Emoto no se sabe cómo, no se sabe con qué, que hace que se conecten sus vibraciones atómicas mentales y las vibraciones atómicas del agua, nada más y nada menos.



Usted decide de quién hará caso.

8 comentarios:

Mariah dijo...

Ja, ja, ja!! es una pag buenisima, Javier!! XD

Georgeos Diaz-Montexano dijo...

Sr. Javier Bulturido:

Dice usted sobre mi persona: "Este himbeztigador, además de absolutas memeces acerca del texto platónico, sostiene que los que niegan la existencia del mito que Platón pone en boca de Critias, como hizo con otros muchos de sus personajes literarios, lo que desean es desacreditar a Platón. La ignorancia, que es muy atrevida..."


Le estaría muy agradecido si usted mostrara ejemplos concretos de esas "absolutas memeces acerca del texto platónico", que según usted, yo sostengo... No entiendo muy bien cómo podría usted detectar la existencia de tales "absolutas memeses acerca del texto platónico" sin ser un especialista en paleografía y lexicografía del antiguo Griego Clásico, y sin ser un experto en la tradición textual manuscrita de los textos de Platón, especialmente del Timeo y el Critias, condiciones estas obligatorias para estar lo suficientemente capacitado para poder detectar "memeses" en mis estudios sobre los textos del Timeo y el Critias de Platón"...

Sinceramente, la curiosidad me invade; estoy ansioso por ver los ejemplos y pruebas, que usted supuestamente debe poseer, para poder emitir un juicio tan categórico y radical en contra de mis investigaciones paleográficas y lexicográficas de los más viejos códices y manuscritos conocidos del Timeo y el Critias de Platón.

Respecto a mi opinión sobre los intentos de desacreditar a Platón por parte de determinados sectores, sectas, religiones, o determinadas corrientes de pensamiento ideológico, estas suficientemente documentadas y para nada se pueden resumir en algo tan simplista como lo que usted expone. La 'fides atque auctoritas' de Platón fue altamente estimada en toda la antigüedad, y durante toda la Edad Media, por la inmensa mayoría de los mas ilustres pensadores, de diversas religiones e ideologías, incluidos los padres de la Iglesia Católica, y los más ilustres autores cristianos. Mientras que todos sus exégetas, incluso los que fueron sus discípulos directos, siempre que comentaban sus diálogos siempre decían Platón dijo o Platón expone, etc., ninguno ponía las ideas de Platón en boca de los personajes que él cita, para sus más antiguos discípulos, Platón exponía toda su doctrina, creencias, convicciones y verdades a través de tales personajes. O sea, que si Platón afirma en varias ocasiones (ya sea en boca de Critias o de Sócrates) que la narración de la Atlántida era una historia o narración verdadera, y no un fábula fabricada o un mito, sencillamente es porque Platón creía firmemente en esta afirmación. Platón no era un poeta ni un escritor de novelas, como vosotros (lo que me criticáis) siempre consideráis, al comparar sus diálogos con novelas de ciencia ficción o fantasías varias. Platón era un filósofo (sin dudas, para la mayoría de los pensadores, el más grande), un buscador de la verdad, que sentía un profundo respeto, casi sacramental, por la verdad, y que despreciaba la mentira, y especialmente a los fabricadores de mitos, y poetas. Platón estaba mucho más cerca de lo que hoy consideramos un filósofo físico o científico, que de uno metafísico (como sí era Aristóteles) y religioso. De hecho, muchos olvidan que era un gran apasionado de las ciencias propiamente dichas como la matemática y la geometría, que en su época era el equivalente a los que hoy serían la geografía y la geología, ambas combinadas con la matemática. Tan importante para Platón eran estas ciencias prácticas o aplicadas, que como es sabido hizo grabar en la entrada a la Academia, un rótulo que venía a decir: "Está prohibida la entrada a toda persona que no sepa de Geometría".

Veamos este excelente resumen:

"Platón, junto a los avances que tenia la Academia, dio a las Matemáticas en general y a la Geometría en particular, un inmenso impulso gracias al celo que desplegó por ellas y del que son testimonio sus escritos llenos de discursos matemáticos y que, a cada momento, despiertan el entusiasmo por estas ciencias en aquellos que se entregan a la Filosofía.

Gracias a la Academia, también se lograron grandes avances en temas matemáticos:
· Se multiplicaron los teoremas y se pusieron en un orden más sistemático.
· Se añadieron muchas soluciones a los problemas anteriores, antiguamente planteados.
· La importancia de las demostraciones dieron lugar a una ampliación de los conocimientos precedentes y compusieron elementos muy superiores por el número.
· Para resolver un problema, se descubrieron las delimitaciones para saber cuando se puede resolver y cuando es imposible.
· Hicieron uso del Análisis para resolver las cuestiones suscitadas por Platón y otros filósofos.
· Perfeccionaron el conjunto de la Geometría al convertir en generales muchas definiciones y proposiciones particulares.

Los historiadores modernos afirman que Platón junto a los matemáticos de la Academia ampliaron de forma considerable el pensamiento matemático, ya que en muchos aspectos, reorganizaron las hipótesis, rehicieron muchas demostraciones, generalizaron teoremas, resolvieron una cantidad de problemas pendientes y lo más importante: discutieron los Fundamentos de las Matemáticas y se interesaron especialmente por la metodología de la investigación matemática, que se benefició considerablemente del método de análisis, llamado Método Platónico.

Platón seria el primero en sistematizar las reglas de la demostración rigurosa, dándole una orientación filosófica a todas las investigaciones, y en comenzar una ordenación y estructuración deductiva de la Matemática que culminaría Euclides con "Los Elementos".
(fuente: http://www.iua.upf.es/~berenguer/recursos/fig_calc/_2_/estampes/2_6.htm)

¿Cómo se puede entonces intentar presentar a Platón como un simple fabricador de mitos o fábulas y un pseudocientífico, cuando está más que demostrado que de hecho fue un verdadero buscador de la verdad que en la práctica fue todo lo científico que se podía ser en su época?

Solamente una persona que no conozca la suficiente la obra y pensamiento de Platón podría atreverse a cuestionar, o a criticar, mis más que documentados argumentos contra todos aquellos (quien como usted) intentan desacreditar a Platón (sin exponer pruebas de ningún tipo) intentando siempre hacerlo quedar como un fabricador de cuentos, fábulas, mitos o leyendas, y lo que es peor, como algo menos que un charlatán y mentiroso compulsivo...

Usted dice también (y supongo que lo aplica igualmente a mi persona): "Si usted desea ser serio, citará sus fuentes y explicará su protocolo de trabajo para que cualquiera pueda acceder a ellas o repetir sus mismos pasos; así se comprueba que usted no se ha inventado nada y se puede acudir a los autores en los que se basó."

Lo mismo, ¿puede usted realmente demostrar que cuando yo utilizo una fuente o referencia textual antigua, no cito la fuente?... En cuanto a eso de "protocolo de trabajo", curiosa definición, yo creo que se refiere usted a la "metodología de investigación", si es así, por supuesto que yo aplico una metodología, y que es justamente la misma que es practicada habitualmente por los expertos reconocidos (y titulados) en paleografía, epigrafía, diplomática, lexicografía, etimología, etc. Y en varios de mi artículos (a pesar de su brevedad, y función meramente divulgativa popular), expongo detalles concretos de tales medotologías, ahora bien, ustedes (los que tanto me critican) siempre olvidan convenientemente que la mayoría de las noticias y artículos que hablan de mis investigaciones y teorías son justamente eso, simples noticias, o artículos, muy breves en su mayoría, y en todos los casos destinados a prensa tradicional, o a magazines de divulgación popular; o sea, que no son artículos publicados en una revista científica especializada. Por consiguiente, ustedes no pueden juzgar de manera imparcial, y justa, mi obra ni mis métodos, hasta que no cuenten con artículos míos publicados en revistas científicas especializadas, o al menos hasta que no podáis contar con algún libro mío, destinado al mundo especializado o académico, o sea, al mundo científico, donde entonces sería obligatorio exponer los métodos de investigación y verificación (o "protocolos", como prefiere usted llamarles), que yo uso y aplico en mis investigaciones.

Igual que sus otros comentarios despectivos hacia mi persona en el artículo sobre la Atlántida (http://eranueva.blogspot.com/2008/05/la-verdadera-atlntida-2-parte.html), usted me juzga de manera imparcial, e injusta; y lo que es peor, sin aplicación de método científico alguno, pues no conoce mi obra con la profundidad y condición suficientes y necesarias como para poder emitir juicios tan gratuitos, además de no exponer nunca las citas exactas (debidamente referenciadas dentro de su contexto) de mis ideas, hipótesis o pensamientos, con el obligatorio link al artículo original, para que todos puedan verificar tales referencias. O sea, que usted mismo peca constantemente de la misma falta de aplicación metodológica (o "protocolar") de la cual me acusa.

No es mi ánimo molestarle con esta necesaria réplica y defensa de mi persona y de mis métodos como investigador, a lo cual tengo todo derecho; al contrario, espero y deseo, que usted sea capaz de poder analizar toda mi obra con la suficiente profundidad, especialmente a través de mis artículos o publicaciones destinadas al público científico especializado; ya que solamente de esta forma, podría usted reunir la información adecuada para poder emitir juicios de valor siempre sobre mis argumentos y métodos, y nunca sobre mi persona, puesto que adolece usted de una extrema tendencia hacia el ataque "ad hominem", algo impropio de un verdadero científico buscador de la verdad, y además impropio de alguien que presume de ser un fiel y buen cristiano y además católico...

Saludos cordiales,
Georgeos

Pueden acceder a mis estudios e investigaciones a través de cualquiera de estos dominios:

http://www.atlantidaenandalucia.com
http://www.atlantidaeniberia.com
http://www.atlantidafuentes.com
http://www.atlantidaplaton.com
http://www.atlantidas.es
http://www.atlantidateorias.com
http://www.atlantisiniberia.com
http://www.atlantisplato.com
http://www.atlantistexts.com
http://www.atlantistheories.org
http://www.georgeosdiazmontexano.com
http://www.libroatlantida.com
http://www.platosatlantis.org

Javier Bulturido dijo...

Esta discusión está completa en Mayo de 2008, en la entrada La verdadera Atlántida 2ª parte.

Graciaaaaas.

Anónimo dijo...

Este blog podría ser interesante y aportarnos información si su autor no fuera tan grosero y argumentara sus insultos. He quedado despavorida ante la respuesta a Georgeos Diaz-Montexano. ¿Estará haciendo honor a aquello de "calumnia que algo queda"?

Horus dijo...

Y tú has investigado algo? Por lo que leo de tu blog veo que no.

Anónimo dijo...

Es increible como internet ha ayudado a la divulgacion de estos temas. cotizacion dolar

Anónimo dijo...

I never comment on blogs, but this one is awesome! Thanks. haircuts for women

Thanxx

Anónimo dijo...

I couldn t agree more! GJ!

thanxx


newegg promo code