Un blog sobre la New Age (Nueva Era) y los esoterismos varios que hoy, como una epidemia que afecta al raciocinio y a la lógica, se expanden... Bienvenidos sean usted y Guillermo de Occam.

sábado, 2 de agosto de 2008

Karadzic y Discovery Salud





De esta guisa se fotografió Dragan Dabic, como se hacía llamar el genocida (sin presunto) Radovan Karadzic, responsable de la muerte de miles de personas en la antigua Yugoslavia. Y si bien no pretendo hacer un análisis histórico o político de este personaje, sí voy a ilustrar cómo funciona el mundillo de las terapias mal llamadas “alternativas” (no son alternativa a nada) con el medio de vida que se buscó este asesino para subsistir con otra identidad.

En la página web de Dabic ( como vamos a llamar a partir de ahora a R. Karadzic) se encuentran todos los tópicos propios de este tipo de actividades comerciales, ya que no sanitarias.

La web es ésta: http://www.dragandabic.com/

Y vamos con los tópicos:

- la medicina científica es medicina convencional y limitada, distinta de la filosofía holística y megachuli de la la quiropráctica, la fitoterapia, el yoga, la medicina tradicional china o india, la naturopatía, la meditación, la bioenergía, los masajes, la hipnosis,la homeopatía y otras prácticas alternativas, etc. (a pesar de los avances en la medicina científica y de que todas éstas se basan en tradiciones antiquísimas…, resulta que son mejores).
- la medicina tradicional se centra en el tratamiento de los síntomas sin tratar de examinar cualquier otra cosa, (que, por supuesto, sí que examina el terapeuta alternativo)
- Dabic es, sobra decirlo, un destacado experto de la medicina alternativa
- sus clientes son famosísimos y ha aparecido en televisión, ha dado charlas, impartido seminarios, etc., (lo que lo convierte, ipso facto, en una eminencia…)
- ha viajado y residido en varios países orientales, donde, por supuesto, obtuvo el conocimiento necesario para saber de todo lo relacionado con la verdadera medicina

En su web, afirma que está titulado por la universidad estatal de Moscú (Lomosonov), siendo que Rusia y sus universidades se están poniendo de moda en el mundillo esotéricomisterioso (supongo que porque es más difícil rastrear las webs en ruso de estas instituciones; hasta ahora las universidades americanas eran las más… inventadas).

La cosa es que toda esta ristra de embustes, que aparecen palmariamente como tales en este caso, son idénticas a las que suelen utilizar los terapeutas alternativos.

Mención especial quiero hacer también de la revista Disvovery Salud.

Se trata de una revista española que pretende tratar temas de salud con una mentalidad… abierta y distinta, dicen, de la medicina oficial (a saber qué cosa es la “medicina oficial”), que, cómo no, silencia y oculta otros modos alternativos, naturales y megachulis de sanar a enfermos. Lo cierto es que esta publicación mezcla, y creo que no inadvertidamente, artículos en serio con babosadas enormes que, acompañadas de las anteriores, pretende hacer pasar por veraces. Veamos alguna de sus propuestas.

Llama enormemente la atención el despliegue de esta revista en torno al cáncer. En este artículo…

http://www.dsalud.com/numero35_1.htm

…después de analizar posibles causas de esta terrible enfermedad, abundando en lo peligrosos que son todos los aparatos eléctricos, se llega a decir lo siguiente (cito textualmente del anterior enlace):

La auténtica verdad es que los factores de riesgo mencionados sonr esponsables de sólo una quinta o sexta parte de los cánceres. El 80 u 85% de los cánceres se debe en realidad a fuertes traumas emocionales, a shocks traumáticos inesperados vividos en soledad. Algo que la inmensa mayoría de los oncólogos ignora.

Toma del frasco, Carrasco.

Lo siguiente es cantar las alabanzas de la medicina del alma y las desarmonizaciones emocionales, algo que, claro, está muy lejos del alcance de los oncólogos… Ni que decir tiene lo absolutamente inútiles que dicen que son los tratamientos “convencionales” contra el cáncer que, además, no es (pásmense) una enfermedad, sino un proceso biológico para eliminar la basura del cuerpo… y es tratable de múltiples formas, incluso con hipnosis…

Otras perlas de esta revista son sus productos a la venta:

- el Casco de Sodi, una gorra que se supone que genera campos magnéticos y que estimula de forma no invasiva sus centros nerviosos. Se le atribuye eficacia en la epilepsia y en la enfermedad de Parkinson… (http://www.masiberica.com/Productos/tabid/424/CategoryID/777/List/1/Level/1/ProductID/14049/Default.aspx)
- los chips de protección contra e-smog, antenas, geopatías…, basados en los estudios de Maseru Emoto, y que se enchufan a la red eléctrica para protegerle a usted de las resonancias con las frecuencias nocivas procedentes de móviles, ordenadores, microondas, teléfonos inalámbricos, etc… (http://www.masiberica.com/Productos/tabid/2685/Default.aspx)
- El Zappicator (tal como suena), que energetiza comestibles y permite mejorar el sistema inmune. Aunque para usar el Zappicator, eso sí, hay que comprar previamente el Zapper, un aparato programable para usar en su casa y que lo mismo sirve para la gripe, los resfriados, la sinusitis, el dolor… (http://www.masiberica.com/Tienda/tabid/424/ProductID/14053/Default.aspx)
- El Quantec, que se anuncia como la novedad más cuántica del sector de la medicina energética (esto es una absoluta tontería, como decir que un aparato es el más triangular) y que se ocupa tanto de los cuerpos sutiles (¿?) como de la psique, pasando por sus enormes beneficios en caso de parásitos, hongos, desequilibrios mentales, cargas negativas por aguas subterráneas (¡!), en medicina veterinaria, para equilibrar el medioambiente, en geobiología y para la práctica del Feng Shui. Vaya tela... (http://www.masiberica.com/Productos/Quantec/tabid/1509/Default.aspx).

No se pierdan el dossier sobre el agua... http://www.dsalud.com/agua.htm

¿Para cuándo una legislación que ponga freno a esta impostura y que obligue a los “terapeutas alternativos” a demostrar, como sí ocurre en la medicina científica, que sus “remedios” remedian. ¿Para cuándo el mismo control que se hace con los medicamentos para los todos productos y actividades que se presentan como terapéuticos? ¿Para cuándo un examen de estos productos para ver si hacen lo que se promete? ¿Para cuándo un juicio por estafa a los que prometen vender una cosa y venden otra?