Un blog sobre la New Age (Nueva Era) y los esoterismos varios que hoy, como una epidemia que afecta al raciocinio y a la lógica, se expanden... Bienvenidos sean usted y Guillermo de Occam.

domingo, 29 de abril de 2007

Las hadas y las bobadas II

¿Quiere usted ver hadas?

Tiene varias opciones:

- alquilar o comprar alguna peli en la que aparezcan estas criaturas: Fotografiando hadas, Peter Pan, Cuento de hadas, La Cenicienta, La Bella Durmiente, etc.
- vestir a sus hijos, a sus primos o a sus vecinos de hadas (si se dejan)
- consumir frenéticamente cuanto estupefaciente tenga a su alcance (siempre con el teléfono de urgencias a mano o acompañado de facultativos con titulación)
- acudir a algún cursillo de algún canalizador especialista en hadas

Si hace esto último, tenga siempre en cuenta que las instrucciones para entrar en contacto con las hadas son ambiguas, confusas y de una variedad infinita:

- la noche de Halloween es especialmente adecuada (vaya usted a saber por qué)
- la zona de Gales e Irlanda es un lugar mágico por excelencia (es así porque es así)
- atraerlas será más fácil si se posee un enorme y encantador jardín
- los niños y adultos sensibles son más propensos a contactar (¿no es usted sensible?)
- los mejores días para poder verlas son los de luna llena, buscando en las grietas profundas de las piedras y en los agujeros cercanos al agua del mar o de un río (procure ir abrigado)
- se puede realizar una pócima con 21 pétalos metiéndolos en una olla cobriza cerrada (¡no se la beba!)
- se puede hacer un ramillete de prímulas y tocar una roca de las hadas con una de estas flores; se dice que tienen el don de volver visible lo invisible y, al hacerlo, se le abrirá la puerta hacia su país (si no encuentra una roca de las hadas es que no ha buscado bien)
- se puede recoger tomillo en alguna zona en la que se sepa que habitan y hacer una bebida con él (si no sabe en qué zona habitan lea Las hadas y las bobadas I)
- se puede poner jengibre y cebada en el jardín, ya que estos dos alimentos les encantan (como a las cabras)
- se puede practicar la magia natural
- se pueden hacer celebraciones rituales durante los cambios estacionales y en los momentos de la cosecha para reverenciar a los dioses
- se puede entrar en trance
- se puede poner una cascada o una fuente en el jardín
- se puede llevar aceite de rosas, que las atrae a pesar suyo
- se puede poner una música relajante, pues les encanta
- se puede si se ejercita la meditación
- las horas más adecuadas son la medianoche o en el amanecer, ya que ésas son horas mágicas en que los diferentes planos de conciencia se acercan (si usted ve que su conciencia no tiene planos puede adquirir algunos en el gabinete de arquitectura más cercano o consultar los de las Páginas Amarillas)

Si bien parece cosa sencilla, pues las recetas son variadas y asequibles, no confíe usted en que pueda verlas así como así. Si no las ve, aún haciendo todo lo que se estipula como necesario, no es porque no existan, es sólo que usted no está tan evolucionado o bien predispuesto como los que sí han conseguido verlas (seguro que encuentra quien jura haberlas visto). Es posible que no las vea si no tiene el alma pura o el corazón limpio. Es muy probable que no las vea si no confía en verlas (no sea desconfiado, hombre).

No es cuestión de señalar las más que notables contradicciones de lo dicho, pues aunque se pongan en evidencia no salta ningún fusible y, sorprendentemente, esotéricos y new-egeros siguen afirmando tanto la existencia de estas criaturas como la posibilidad cierta de contacto (siempre previo pago del cursillo o del manual, eso sí). Aquí lo realmente interesante es observar cómo personas que parecen mentalmente sanas afirman que hacen contacto con ellas o, cuando menos, no descartan esa posibilidad alentados por los testimonios de los que dicen haberlas visto y haberse beneficiado de sus poderes (no pida pruebas, éstas sólo son válidas para los que viven abrumados por su ego o cegados por vivir en su limitado mundo tridimensional). No faltan iniciativas comerciales que pretenden ofrecernos todo tipo de productos relacionados con ellas (perfumes, quemaperfumes, velas, tarots varios, colgantes, semillas, esencias, oráculos, manuales, etc.).

No obstante, ¿qué son las hadas en realidad?

Son criaturas mítico-literarias de muy diversas características y procedentes de diversos folclores. La mitología nórdica y la griega (ninfas y dríades de Homero y Ovidio) influyó en el concepto primigenio que los diversos folclores se formaron de las hadas. Andando el tiempo distintos pueblos europeos llegaron a poseer un cuerpo lleno y vivo de tradiciones propias. Inicialmente se atribuyeron a las hadas proporciones y cualidades humanas, pero las diminutas criaturas creadas por Shakespeare para El sueño de una noche de Verano determinaron poderosamente las concepciones posteriores de los poetas ingleses y de la literatura universal y han quedado como el arquetipo y modelo de lo que ha de ser un hada. Se las ha hecho protagonistas de historias y cuentos, especialmente infantiles. Muchas de estas historias han pasado a la tradición literaria gracias a esfuerzos de recopilación como el llevado a cabo por los hermanos Grimm en el s. XIX.

En la cultura popular ha quedado la expresión cuento de hadas como la situación en la que alguien cumple sus sueños o es plenamente feliz.

¿Existen, pues?

Pues tienen la misma y maravillosa existencia de Don Quijote o de la Cenicienta (seguro que algún new-egero ya ha tenido un contacto real hipermegasutil interdimensional con Don Alonso Quijano a través de algún trance energético), criaturas maravillosas, pero del mundo de la literatura, la fantasía y la imaginación.

Pruebe usted a decirle todo esto a un new-egero y le responderá que usted no lo ha experimentado y por lo tanto no sabe nada de nada; le replicará que debe abrir su mente (o renunciar a ella) y dejarse llevar por la intuición del corazón, que tiene almacenada no se sabe cómo toda la sabiduría...

No obstante, si desea un encuentro real y maravilloso con verdaderas hadas, puede acceder a la obra de Shakespeare en este enlace:

http://www.archivospc.com/programas/archivos/El%20sueño%20de%20una%20noche%20de%20verano%20-%20William%20Shakespeare.php


Que lo disfrute.

Las hadas y las bobadas




Fue en Grecia, en torno al s. VI antes de Cristo, cuando a algunos hombres les dio por considerar que las explicaciones míticas, si bien podían servir para educar el espíritu y guiarlo hacia la virtud, no permitían un acercamiento real a lo que las cosas son. Este importantísimo paso cultural permitió el salto, entendido siempre como progreso, de la mentalidad mítica a la mentalidad lógica. De este modo, auspiciados por una confianza grande en las posibilidades del entendimiento, se inicia la historia del pensamiento, de la filosofía y de la ciencia. La andadura iniciada desde entonces no se ha detenido y, cada vez más, los hallazgos científicos y las reflexiones filosóficas nos han permitido ir dejando atrás las convicciones que se han ido descubriendo como falsas.

Una actitud diversa es la de aquellos que defienden un retroceso en esta dinámica, adjudicando a lo mítico originario un valor descriptivo que no pretende, convirtiendo criaturas y relatos legendarios en un elenco interminable de criaturas y hechos totalmente reales. Hablamos, evidentemente, de los esotéricos y los new-egeros.

De este modo vuelven las musas, los dioses, las hadas, los elfos, los enanos, las sirenas, los genios, los gigantes, los magos, las ninfas, los trolls, las brujas, los duendes, etc., no como seres míticos o literarios surgidos de multitud de distintos folclores, textos con una intención didáctica, moralizante, estética o afectiva, sino como entes reales que son asequibles al conocimiento cuando, eso sí, éste renuncia a la lógica y se deja guiar por técnicas que sólo se encuentran al alcance de los “iniciados” y que, según afirman, les permiten “establecer contacto”.


¿Cómo deciden que un mito es cierto?

Pues algún "canalizador" recoge algún mito o leyenda de alguna zona esotéricamente interesante (chinos, mayas, celtas, grupos secretísimos medievales...) y decide que ha experimentado como verdad lo que era considerado como mito o leyenda, revela que es un mensaje recibido de vaya usted a saber qué dimensión o galaxia, añade conspiraciones hipersecretas para ocultar esta verdad verdadera y ofrece cursos para iniciar a sus adeptos en una nueva experiencia que los hará evolucionar al nivel 4.3 multidimensional superetérico.

¿Coste?

La Historia, la Antropología, la Arqueología y cuantas ciencias se ocupan del estudio de estos folclores, pues a tomar por saco.

Veamos el caso de las criaturas mitológicas.



Los distintos recorridos que han seguido muchas de estas criaturas no son sólo diversos sino que se muestran, si se les aplicara la lógica, contradictorios. Esto es muy habitual, pues la transmisión oral, así como la escrita, no converge y las características, habilidades, bondad y roles de estos seres mágicos dependen de la tradición concreta del pueblo concreto del que hablemos. Esto no parece disuadir a los que acuden a estas historias para darles un fundamento real, pues se considera, por más que sorprenda, que el principio de no contradicción queda superado cuando se accede a los niveles más evolucionados de estos conocimientos iniciáticos y por toda fundamentación y prueba se alega sólo el testimonio personal de los que dicen haber hecho contacto. Éstos, a su vez, ofrecen con todo lujo de detalles descripciones poéticas y pseudomísticas acerca de la ubicación, historia, presencia, anatomía, carácter y “poderes” de los seres míticos en cuestión.

Si seguimos el rastro de lo dicho, por ejemplo, acerca de las hadas por parte de los new-egeros y los esotéricos, nos encontramos con los siguientes rasgos (si perciben contradicciones no se sorpendan):

- femeninas
- pequeñas
- luminosas
- viven o aparecen habitualmente en bosques y cerca de los arroyos
- se encuentran en los espinos
- también en avellanos, endrinos, sauces, robles, alisos, abedules, fresnos y encinas
- también en las ruinas de castillos antiguos
- también en las hiedras de las ruinas
- también en el agua
- también en mundos subterráneos
- también en el aire
- también en el fuego
- o en todas partes
- poseen poderes mágicos
- pueden curar enfermedades
- pertenecen al plano mental
- están hechas de materia sutil y etérea
- son translúcidas
- o son invisibles
- o son visibles
- o pertenecen al plano astral
- nos ven a nosotros pero nosotros no podemos verlas
- se aparecen a los hombres si así lo deciden
- se aparecen según la idea que se tenga de ellas
- pueden variar de tamaño a voluntad
- su función es absorber PRANA
- pueden tener su origen en los ángeles caídos del cristianismo
- o fueron los gusanos que surgían del cuerpo muerto del gigante Imir y que se convirtieron en elfinas
- o son los hijos que Eva ocultó a Dios
- o descienden de tribus del norte derrotadas por los celtas
- o fueron antiguos dioses venidos a menos
- o son almas de niños muertos
- pudieron acompañar a las ninfas
- intervinieron en la construcción de los megalitos
- pueden acercarse a las cunas de los niños par concederles dones o dañarlos
- se encuentran especialmente en Europa
- también en América
- también en… todas partes
- poseen una jerarquía monárquica
- o viven solas
- o viven en grupos
- hacen crecer las flores
- o hilan
- o no trabajan
- o trabajan para Dios
- o para usted si sabe cómo ganarse su favor

La lista puede seguir pues hay versiones infinitas, tantas como canalizadores despabilados.

Pero, ¿quiere usted ver hadas?
Lea la segunda parte.

sábado, 28 de abril de 2007

¿Por qué este blog?

Este blog nace de una inquietud.

Últimamente compruebo cómo están proliferando los grupos, centros, publicaciones, programas de televisión y radio, etc., que se se hacen eco de muchos de los conceptos de la New Age y de los diversos esoterismos y parapsicologías y que, sin la más mínima actitud crítica, están provocando que casi cualquier cosa pueda ser tenida como probablemente cierta sin que se necesiten pruebas, investigación, verificación o estudio serios. De esta manera, quizás manifestando la crisis de la confianza en la razón típica de la posmodernidad, muchos despabilados están haciendo su agosto con terapias, técnicas, noticias, cursos y libros de autoayuda que no tienen el más mínimo fundamento, no ya científico, sino racional o lógico.

He decidido poner mi granito de arena para hacer ver qué dicen, cómo piensan y, sobre todo, cuántas memeces son capaces de hacer y decir los new-egeros y los esotéricos.

Espero que les sirva.